Buscar este blog

miércoles, 15 de agosto de 2012

Instagram y el auge de la fotografía móvil

Image representing Facebook as depicted in Cru...
Image via CrunchBase

La aplicación cuenta con dos funciones principales, por un lado retocar a través de filtros las imágenes que sacamos, por el otro compartir dichas imágenes. Esto permite que uno pueda tomar una foto, editarla y compartirla en tiempo real.Este fenómeno va de la mano del lugar que ocupa hoy la fotografía móvil, cuyo lema es “la mejor cámara es la que te acompaña”. La gente quiere compartir y ver lo que pasa en el mundo en tiempo real. Esto aplica tanto a fotos cotidianas como a movimientos revolucionarios.La calidad de las cámaras en los aparatos telefónicos ha aumentado significativamente. Cada vez es más difícil distinguir una foto tomada con una cámara convencional de una tomada con un teléfono. La tendencia es que esta brecha va a seguir acortándose, por lo que este tipo de aplicaciones tomará cada vez más fuerza.En Instagram, los filtros son opcionales y en muchos casos apelan a la estética vintage de las viejas Polaroid. La clave está en que no es necesario tener conocimiento de programas complejos de edición fotográfica, cualquiera puede aplicar los filtros y ver los cambios al instante. El auge de Instagram hizo que crecieran otras aplicaciones de edición más complejas, para aquellos fanáticos que buscan herramientas más profesionales para sus móviles.Los instagramers
El uso de Instagram es tan variado como sus usuarios, el rango de calidad va desde lo más amateur a lo más profesional. Al igual que en el resto de internet, abundan fotos de perros, gatos, comidas, y elementos de la vida cotidiana. A su vez, esta plataforma sirve para mostrarle al mundo movimientos como el 15M en España o el Occupy Wall Street en Nueva York. Instagram es un lugar para descubrir nuevos talentos, convirtiendo a fotógrafos aficionados en exponentes de este nuevo movimiento.Dentro de la comunidad, se puede distinguir dos grupos importantes. Por un lado están los más activos, que utilizan Instagram como una red social. Esto implica pasar tiempo dentro de la propia aplicación, interactuando con instagramers de todo el mundo. Por otro lado, están aquellos que la usan solamente como una herramienta para retocar sus fotos y compartirlas en las otras redes sociales: Twitter, Facebook, Foursquare, Flickr, Tumblr.Los usuarios han ido sumando valor a la red social, innovando en aspectos que ni el propio equipo creador imaginó. Un claro ejemplo son los concursos que se han ido generando, en los que la gente propone temáticas y vota cuáles son las mejores fotos. Otro son los encuentros, los usuarios se juntan en diferentes lugares para compartir de forma real el gusto por la fotografía. El “Twitter” de la fotografía
Instagram es el “Twitter” de la fotografía. Cuando uno quiere enterarse qué está pasando en un lugar, alcanza con buscar el hashtag correcto y seguir el hecho en cualquiera de las plataformas. El formato es similar al de la red de microblogging, uno elige a quién seguir y a su vez tiene seguidores. También se pueden hacer la cuenta “privada”, pero tiene poco sentido utilizar la aplicación de esta forma.Una diferencia de Instagram con respecto a Twitter es que las fotos no tienen idioma, lo que permite cruzar fronteras mucho más fácilmente. Es difícil que un japonés te siga si twitteás en español, pero es posible que lo haga en Instagram si le gustan tus fotos.A raíz de su éxito, constantemente están saliendo aplicaciones que quieren imitar el modelo. Algunos ejemplos son “el Instagram de los videos” o “el Instagram de las recetas”. Es dudoso si estas aplicaciones podrán ocupar ese lugar en el futuro. Expansión instantánea
Una de las sorpresas más impactantes es el crecimiento exponencial que ha tenido la aplicación. Esto muchas veces es “común” en internet, lo que diferencia a Instagram del resto es que su crecimiento se dio en los usuarios pero no en la cantidad de empleados. En el momento en que lanzaron la aplicación, en ella solamente trabajaban sus dos fundadores: Kevin Systrom y Mike Krieger. Poco tiempo después contrataron a su primer empleado.En junio de 2011, Instagram tenía 5 millones de usuarios, 95 millones de fotos subidas y apenas 4 personas trabajando en su sede. En abril de 2012, llegó a los 30 millones de usuarios con solo 13 empleados. Eso significa un empleado cada 2,3 millones de usuarios. Para ponerlo en perspectiva, Facebook tiene 900 millones de usuarios y emplea a más de 3.500 personas. El ratio es de 257 mil personas por empleado, 9 veces menor al de Instagram.
© DENNY BRECHNER



Exclusivamente Mac
La clave del éxito de Instagram ha sido su excelente usabilidad. La aplicación es muy intuitiva y funciona de manera muy veloz. No es casualidad que hasta hace poco tiempo solo haya estado disponible para iPhone y iPod Touch. El diseño de la aplicación es coherente con la filosofía de la empresa fundada por Steve Jobs, el usuario es guiado en un entorno cerrado que funciona casi perfectamente. Un efecto que tuvo esta decisión es el de ser la primera y única red social exclusiva para usuarios de IOS. Esto parece algo insignificante, pero no lo es. Mantener la aplicación de esta forma generó un mayor sentimiento de pertenencia entre la comunidad. El perfil de usuario Mac es distinto al de PC, al igual que el de iPhone difiere del de BlackBerry o Android. En paralelo, mientras la aplicación crecía, los usuarios de otros dispositivos esperaban ansiosos su llegada. En abril de 2012, la aplicación se liberó para Android. En su primer día tuvo 1 millón de descargas y ese mismo mes llegó a los 30 millones de usuarios. Instagram se convirtió oficialmente en la principal red social de fotografía móvil. Carita feliz
Es conocido el dicho “una foto vale más que mil palabras”, lo que no es tan claro es si Instagram vale US$ 1.000 millones.  En abril de este año se anunció la compra de la aplicación por parte de Facebook. En un principio, los usuarios eran bastante reticentes al cambio de dueño, ya que la comunidad de instagramers no quería que la aplicación terminara siendo como Facebook. Con el tiempo esto se ha ido normalizando y las quejas cesaron. Es entendible la adquisición de Facebook, ya que históricamente esta fue una red social en la que las fotografías ocuparon un rol central. Aun hoy, convertido en una plataforma donde funcionan miles de aplicaciones y juegos, las fotos siguen siendo fundamentales. Imaginemos por un momento Facebook sin fotos… se convertiría en una red social completamente diferente, en la que ya no podríamos ver lo que hacen nuestros amigos. Bajo esta lógica, se entiende que hayan comprado la red social más importante de fotografía móvil. Mark Zuckerberg sintió por primera vez que alguien le estaba ganando en su propio terreno, el de compartir fotos. Finalmente, terminar con la amenaza le costó el 1% del valor de su compañía. El último punto detrás de la compra va por el lado del talento. Al comprar la empresa, también incorporaron a sus fundadores, y a partir de ahora son Systrom y Krieger quienes lideran el desarrollo de Facebook para dispositivos móviles. El mercado muestra que la lucha entre los gigantes de la tecnología se esta volcando hacia ese terreno. Con estos nuevos fichajes, Facebook espera mantenerse en la cima de las redes sociales y seguir de cerca a Google en la lucha por la internet. Un hito que marcó la compra de Instagram es confirmar la tendencia hacia las aplicaciones móviles. Tradicionalmente los emprendimientos ocurrían en la web y luego migraban al resto de los dispositivos. Ese es el caso de Google, Facebook, Twitter y muchos otros. En el caso de Instagram se dio a la inversa, y así se demostró que se puede crear una aplicación de US$ 1.000 millones sin siquiera tener su versión en la web. El futuro
Es difícil pronosticar el futuro en un mundo tan cambiante como el de la tecnología, lo que está claro es que la “fotografía móvil” llegó para quedarse. Las cámaras son cada vez más chicas y de mayor calidad. La conexión a internet nos acompaña a todos lados y sacar una foto va de la mano de compartirla. Imprimir una foto te permite compartirla con algunos seres queridos, ponerla online te permite compartirla con el mundo entero. Instagram entendió esto mejor que nadie y logró en poco tiempo sentarse en el podio de la fotografía. La compra por parte de Facebook hace más difícil imaginar su futuro que en teoría no debería verse alterado. Flickr dominó el mundo de la fotografía online, pero seguro hoy estaría en otro lugar si no la hubiese comprado Yahoo. Probablemente veamos una cámara especial para Instagram, desarrollada por ellos mismos o por terceros. Esta debería hacer honor a las viejas Polaroid y permitir imprimir las instantáneas en el momento. Por otro lado, no deben tener apuro en monetizar la aplicación, ya que cuentan con el respaldo de Facebook. Mientras Kodak se declara en quiebra, la fotografía está más presente que nunca. Los aficionados crecen en todos los rincones del planeta y buscan despertar su lado creativo. Instagram es hoy el jugador más importante en un mundo que recién esta comenzando, el de la fotografía móvil en tiempo real.
Instagram ha generado reacciones encontradas entre los fotógrafos profesionales. Al principio, muchos la veían como una plataforma de contenido de baja calidad y criticaban el formato cuadrado y el exceso de filtros. Con el tiempo, los detractores han ido desapareciendo, tras entender que su uso es variado y la instantaneidad de la red es muy provechosa

Enhanced by Zemanta

No hay comentarios: